Valores

La IPS-UPC es una Institución Prestadora de Servicios de Salud, habilitada por la Superintendencia Nacional de Salud y la Secretaría de Salud Departamental del Cesar. En ella, se consagran los siguientes Valores:

Honestidad: El servidor público y/o contratista actuará con pudor, decoro y recato, tendrá responsabilidad consigo mismo y con los demás, en relación con la calidad de su trabajo, el compromiso con la empresa y el desarrollo de sus funciones, dando ejemplo de rectitud ante los demás servidores públicos y ante la comunidad en general.

Respeto: Es la atención y consideración para con los demás y consigo mismo, cuidando de no mellar la dignidad humana.

Responsabilidad: Es cumplir debidamente las funciones y asumir las consecuencias de las decisiones, actos u omisiones.

Compromiso: El servidor público y/o contratista debe reflejar con su trabajo y desempeño, el compromiso con la empresa y con la comunidad.

Lealtad: Es asumir el compromiso de fidelidad, respeto y rectitud, actuando siempre en bien de la institución y con amplio sentido de pertenencia.

Solidaridad: Entendida ésta, como el sentimiento que impulsa a los servidores y/o contratistas de la entidad a prestarse ayuda mutua, trabajando en equipo y adoptando una forma de comportamiento, que acarree beneficios para la vida individual y empresarial.

Ética y Moral: Conducta personal, puesta de manera estable y honrada, al servicio de los demás y en beneficio individual; a impulsos de la propia vocación con la dignidad, que corresponde a la persona humana.

Principios

Para cumplir con su objeto, la IPS – UPC, dentro de la prestación de servicios a sus usuarios, asumirá como principios básicos, los consagrados en la Constitución, en la Ley, en los Estatutos de la Universidad Popular del Cesar, entre ellos:

Respeto por todos los seres humanos, que acuden a la organización en busca de una atención en salud con calidez humana, que alivie, minimice o cure, la afectación a nivel de su organismo, que están padeciendo y por la cual consultan.

Transparencia, en cada uno de los procesos de atención en salud y los de apoyo, para lograr el máximo nivel de eficiencia, efectividad y eficacia, para el cumplimiento de los objetivos misionales.

Oportunidad, que asegura que la atención en salud, se brinde cuando las personas, familias y comunidades, la soliciten, o cuando la necesitan, para mantener la salud y prevenir las enfermedades y/o complicaciones.

Solidaridad, entendida como la práctica de la mutua ayuda entre las personas, las familias y las comunidades, bajo el principio del más fuerte hacia el más débil.

Responsabilidad, como el acto de cuidar y velar porque los usuarios reciban una atención inmediata en el momento que la requieran y que ésta, esté fundamentada en criterios de calidad.

Compromiso, como el deber ético, de garantizar una atención humanizada, con un enfoque diferencial, que satisfaga a todos aquellos que nos buscan porque eso los hace sentirse bien atendidos.

Confianza, como el fundamento de toda relación humana, donde la atención en salud, brindada a los usuarios, se apoye en sólidos principios y valore éticos, que atraigan la atención de todos los grupos de interés, dentro y fuera de la organización.

Política de Calidad

La IPS – UPC, brinda servicios de Primer Nivel de complejidad ambulatorio, con calidad, calidez y seguridad en la atención, mediante el mejoramiento continuo de los procesos, cumpliendo con la normatividad vigente; alcanzando así, la satisfacción de nuestros usuarios; brindando información confiable al usuario, disponiendo de un equipo humano amable, respetuoso e idóneo y una tecnología adecuada.

Política de Seguridad del Paciente

La IPS – UPC, está comprometida con el fortalecimiento de la cultura de seguridad del paciente como característica prioritaria de la calidad, promueve las acciones seguras y previene las inseguras, minimizando los riesgos sobre los pacientes, y el personal que integra la Institución.

Promovemos la atención limpia (lavado de manos), disminuyendo las fallas asociadas al factor humano (como fatiga, comunicación y falta de entrenamiento), minimizando el riesgo de caída de pacientes, y creando barreras de seguridad.